05 de 04 de 2011

Mis primeros 10K

Nací de padre adicto al deporte y madre sedentaria, quien me ayudaba a conseguir certificados médicos para evitar el movimiento durante todo el año en el colegio. Me cargaba correr, saltar, todo lo que implicara moverme. Transpiraba mucho, entonces mis compañeras me molestaban y como tampoco tenía un cuerpo escultural, me sentía mal. Prefería irme a mi casa y refugiarme en los libros.
Así se pasó mi vida, hasta que la nutrióloga Mónica Manríquez me dijo que si quería gozar de buena salud y evitar el colesterol, los kilos extra y la diabetes futura, debía enamorarme de un deporte, al precio que fuera. “No hay otra”, sentenció. Salí de su consulta abatida, no lo lograría. “Pero trataré”, me convencí.
Días después entré a un gimnasio exquisito, en el que sólo entrar era un agrado. Empecé a hacer spinning, me gustó. Le tomé el gusto a la trotadora, caminaba largo rato y al terminar sentía algo inexplicable, era un bienestar bendito que ningún antidepresivo había sido capaz de darme.
Luego, como soy matea, empecé a comprender cómo funcionaba mi corazón y lo que podía hacer por mí un monitor de frecuencia cardíaca. Capté lo que era moverse para sólo colapsarse, moverse para entrenarse y activarse para quemar grasa. Observé la mecánica que tenía mi mente para boicotearme mi gym a las 5:50 am, cuando sonaba el despertador… ella siempre tenía alguna buena excusa para que su dueña se quedara dormida. Pero la superé en el 99% de los casos, logrando que al término del ejercicio siempre me agradeciera haber ganado la pelea.

Por ese tiempo, en Cosmo se vivieron tiempos duros. Por razones que hoy comprendo y que tenían que ver con una carga laboral excesiva y situaciones personales puntuales, las dos personas que trabajaban conmigo se fueron con licencia y me quedé haciendo estas páginas sola, sin ayuda. Y siento que lo logré en gran parte gracias al deporte.

Luego vino una corrida solidaria de 10K de Avon por el cáncer de mamas. Me inscribí creyendo que me la podría, que sería una broma de fácil…
Fue terrible. Atroz. Al kilómetro 4 entendí que me faltaba entrenamiento, que la cosa no era llegar y creer que todo era mental –aunque de alguna manera lo sigo creyendo–. Caminaba a ratos, mis piernas estaban acalambradas, ¡no era lo mismo la trotadora que la calle! Me faltaba el aire, miraba el cielo, buscaba por las calles alguna válvula de escape, quería irme, salir de ahí, pero la gente me decía que siguiera, que yo podía. Sólo deseaba llorar, me preguntaba qué cresta hacía ahí, si podía estar en mi casa, tranquila, sin que nadie me atormentara. “Si nunca hiciste deporte, no lo vas a lograr ahora”, me perseguía… Y llegué, desvanecida, con 1 hora 35 minutos, ¡paupérrimo! Me sentí pésimo, humillada, me senté en la vereda, acuné con mis manos mi cara roja e hinchada y juré por mi dios no regresar jamás. “No sirvo para esto”, concluí.

Luego de una profunda y sanadora terapia sicológica, y gracias a la meditación budista de Shambhala, cambiaron muchas cosas en mi vida. Cada cierto tiempo percibía chispasos de luz que me indicaban otro camino, uno alternativo y divino. Y fue así como un día, a las 5:55 am, atravesando el camino de pie andino para ir al gym, vi un amanecer glorioso, algo que nunca había captado, era una belleza que calaba hondo. “Y encerrada en un gimnasio me la estoy perdiendo”, susurré.

Empecé en bicicleta por los caminos de Colina. Logré un recorrido fantástico de 30K que me deslumbraba con las acacias en flor y el sonido de los canales de regadío. Al poco tiempo empecé a trotar por la calle. Era duro, mucho más que la bici, pero era distinto, se lograba otro nivel de bienestar, aún no lo entiendo, pero es diferente, el trote da una especie de jolgorio que la bicicleta jamás me entregará…
En enero, miré a mi padre fijamente y le pregunté si se inscribía conmigo en la Maratón de Santiago, a los 10K. “Hay que partir por algo”, afirmé entre risas. El hace tiempo que no trotaba y me contó por enésima vez en esta vida que él era corredor de velocidad, no de resistencia y que a estas alturas no podría con 10K. Insistí.

Empezamos a entrenar juntos, al comienzo lo logramos pero después, gracias a su pasado de atleta, se arrancaba por las calles y me dejaba atrás. No importaba, el tema era avanzar…

A las semanas fuí a la Womens Race de Nike. Eran 5K, me serviría para perder el pánico a vivir lo sufrido en la carrera de Avon.
Para mi sorpresa, me encontré con una amiga querida, Marcia Zelada, gran runner, quien en la corrida diabólica anterior me había dejado atrás. Esta vez corrimos juntas, al mismo ritmo. Fue tan sensacional que a ratos me observaba y no podía creer que lo estaba logrando, que ya no caminaba entre kilómetros, miraba mis piernas radiantes… “Ves que sí sirves”, concluí. Lo logramos en 30’58.

Luego vino Brooks con Smart Race. Mi padre estaba nervioso. Con sus 63 años, vivía sus primeros 10K. Yo de puro nervio al recuerdo terrorífico de mis primeros 10K, dos días antes tuve amigdalitis, me sentí mal. Pero el día anterior llamé a mi mente al orden, me senté y me dije “te estai enfermando para tener la excusa y no vivirlo. Córtala, suficiente, no tienes 5 años”. A las dos horas estaba sana.

Y lo logré. A mi ritmo, no caminé. La distancia de subida a ratos se hizo eterna, el calor me mataba. El pavimento era poco amable, la gente colapsaba a mi lado. Cuando noté que mi mente empezaba con el discurso típico “no lo lograrás, para qué tanto esfuerzo, a quién le quieres demostrar qué, vales oro igual, la gente te querrá de todas maneras, tu marido no está ni ahí con esto de que te muevas tanto…”, recordé los bosques de las Termas de Chillán y ese trote fascinante que viví en febrero subiendo las canchas de esquí. Me vi rodeada de árboles milenarios, de helechos apasionados, sentí el aire fresco, me abrazó una brisa. Ya no había un final, estaba corriendo por gusto, no quería que terminara… y llegué a la Rotonda Lo Curro así, gracias a mi cabeza ordenada. Al bajar por Escribá me solté el pelo, Calamaro me cantaba al oído su Flaca famosa, U2 insistía en que The Streets Have No Name y yo sonreía, cantaba, lo estaba pasando sensacional. Di zancadas más largas, sí, las zapatillas me estaban matando, tenía ampollas seguro, pero me relajé pensando que si molestaban mucho me las sacaba y trotaba descalza, total, nacimos así, sin zapatos… Y llegué con 1’09. Mi padre lo hizo en 59 minutos. “¿Ves que se puede pasarlo bien?”, concluí.

La Maratón de Santiago la viví sin expectativas. Con mi forma de ser, altamente exigente, correr 10K me sigue pareciendo casi un chiste, pero es lo que hay. Amé el ambiente, la sensación de que todo está bien, que mientras uno se mueva la vida es más bella. Mi padre se adelantó, para él era importante encajonarse antes y superar su tiempo, para mí el tema era pasarlo bien, ver si de verdad podía lograrlo y si haberme sentido tan bien en la corrida anterior no había sido sólo mi imaginación. Así, quedé parada entre 27.999 personas, cobijada de ilusiones. “Mejor”, me dije. “Nacimos y morimos solos, esta es una deuda personal”.

Y lo logré. A ratos quería salir de ahí, pero ya no había desesperación. Cuando me observé preguntándome qué cresta hacía ahí, hice un nuevo llamado al orden mental y volví al foco. En la Estación Mapocho veía los edificios de Eleodoro Yañez lejanos, ¡costaba tanto la subida! Pero recordé Shambhala y traté de pensar en el aquí y ahora. Paso a paso, metro a metro, “el futuro no existe, sólo corre, avanza, muévete, enróllate, gana energía, enjoy and relax!”.
En Plaza Italia sentí las ampollas, me dolían las piernas, aún faltaba entrenamiento. Quería terminar descalza, todo me sobraba, hasta el playlist… la respiración ajena, ese sonido de esfuerzo y vida me resultaba adictivo, era un bálsamo al cansancio. Y llegué. En 1’03. “Ves que te puedes superar”, concluí.

Confieso que desde la mañana del domingo mi única obsesión son los 21K para el 2012. Antes de cumpli 40 amaría regalarme a mi misma los 42K, conozco mucha gente que se obsequia una maratón como manera de demostrarse a sí mismo lo que nuestro cuerpo y mente pueden lograr cuando se sincronizan de manera perfecta.
Hoy, a las 7:03 am estaba emocionadísima en la calle, aún oscuro. Estaba feliz, me reía sola. Empecé lento, aún duele un poco el esfuerzo del domingo. Ya no me pregunté para qué me levantaba mientras todos dormían, sólo corrí mientras el amanecer me llenaba el alma de ilusión. “Más rato me cuestiono”, me dije. Pero no fue necesario. Cuando llegué de regreso, había corrido 4K en 25 minutos, ¡no me había dado cuenta! Vi el reloj y sonreí con incredulidad, hasta hace dos semanas los hacía en 35′. Y partí por 2K más. Así, de puro gusto.

Girls… el trote es duro, pero la recompensa es infinita, algo sucede en el cuerpo que uno se hace adicto, cae en instancias de éxtasis freak. A mí me ha significado dejar de lado las harinas blancas, todas las pastillas de vitaminas varias para liberar el hígado y sentirme más liviana, las azúcares, nunca más tomé alcohol, excepto media copa de champaña cada dos semanas… La gente pregunta porqué adelgacé, creen que estoy anoréxica… Pero si como fritura el cuerpo pesa más, si como pan siento las piernas más hinchadas… cuesta explicar que uno ahora goza de otra manera, una cosa lleva a la otra. Los músculos se tornan fuertes, las piernas se aferran a la vida, el abdomen se afirma para apoyar la causa, las caderas bajan para no pesar, la cintura te lleva, la espalda se levanta, la mente se abre…
Les escribí esto para motivarlas. No es llegar y hacerlo, pero con disciplina se puede, siempre se puede. ¡Anímense!

Me queda pedirles que vean ESTE video de Polo Ramírez, quien corrió 42K en 3’33. Emocionante, fascinante.

Agradecerle a mi amigo twitero @solorunning, que en silencio ha apoyado mi causa con consejos y ánimo. Gracias a él superé un dolor de rodillas invalidante. Sí, era sólo cosa de trotar descalzo

A mi marido, porque empezó a pololear con una sedentaria y dice que a pesar de que ahora las cosas están llegando al punto de la vigorexia :), me sigue amando y apoyando desde la calma.

A mi papá por, a pesar de ir mucho más adelante en el trote, ir a mi lado en este viaje y haberme enseñado que el deporte nos salva de lo que sea en esta vida. Y a mi mamá, porque no le gusta moverse, pero me dio lo más importante: disciplina. A ellos tres los quiero en el 2012 y 2013, 21K y 42K. Ahí vemos cómo lo logramos. Tiene que existir una fórmula.

Andrée

Kevin, el niño amante del movimiento que perdió sus piernas antes de correr su soñada maratón, está en mi corazón. Lo que le sucedió es inexplicable, intuyo que se transformará en un gran líder de maratonistas con capacidades diferentes. Hay quienes quieren organizarle una corrida, si es así, ¡ahí estaremos!
Ayudémoslo, hay una cuenta para él: Apoyemos a Kevin, el niño que perdió sus piernas el domingo.
Rut Banco Estado: 16.546.276-9
Fuerza Kevin! Correrás igual! Chile te ayudará!

Esta mujer tiene 82 años y en Womens Race nos superó a todas.

32 comentarios

Tivetz2vrd

08 de febrero de 2016

albenza over the counter

Sheila Avreo

01 de julio de 2013

Que hermoso tu relato! Soy de Venezuela y correré mis primeros 10K este año y buscando información pude leer esta hermosa historia. Iba a comenzar mi entrenamento la próxima semana, pero me pregunté: "¿Porqué la próxima semana y no esta?". De verdad agradezco tu relato, me siento muy motivada, quiero estar bien preparada para el día de la carrera. Gracias por tus hermosas palabras. Éxito en tus 42K, si has podido con los anteriores, con este también podrás. Besos

Fernanda Jadue

20 de abril de 2011

Andrée! Demasiado linda tu historia! Además, la mejor compañera para mi mamá!!! jaja!!! Yo estoy empezando a hacer deporte de nuevo, porque antes de los supuestos 21k que quería correr en la Maratón de Santiago este año me lesioné la cadera y tuve que parar de correr un tiempo. Así que espero en un tiempecito más acompañarlas! Un beso, Fer

Javi

10 de abril de 2011

Andrée, qué monitor cardiaco usas?? ando buscando uno y no sé cuál sea el mejor en relación precio/calidad para una runner aficionada... Cariños!

Naty

08 de abril de 2011

Me encantó el post!! .. realmente motivador =) Lamentablemente tengo un defecto congénito en mis caderas lo que me impide correr porque pongo en riesgo aun mas mis caderitas .. así que me conformo con caminar harto y andar en bicicleta =) Muchisima fuerza para Kevin y su familia .. Y la señora de 82 años realmente IDOLA!! =)

Lucía

06 de abril de 2011

Que motivador tu post Andrée.. Una amiga comenzó a meterme el bichito de comenzar a correr, pero no tenía con quien ir y lo dilataba y dilataba... hasta que entendí que podía salir sola, con mucho cuidado eso si. Y comencé y me preparé para mis primeros 9K que fue la corrida de Brooks del año pasado, corrida pensada y creada solo para mujeres! fue la mejor experiencia de mi vida, no creo olvidar esa corrida, me di cuenta que correr con miles de mujeres me daba todo el power para seguir y no parar, bajar la intensidad pero nunca detenerme. Mis primeros 10K fue en la corrida de Brooks de este año, hice orgullosamente 1hr y 04 minutos, mi meta era a hacerla en una hora pero me sentí genial, top y lo máximo igual... las endorfinas liberadas me duran hasta el día de hoy... donde día por medio voy con mi hermana y unos amigos a correr a un parque genial cerca de mi casa. De verdad que disfruto correr, cada kilómetro o metro dejado atrás me ayuda a pensar que puedo mas, que la esencia y el power que tengo es lo máximo y que puedo lograr cualquier cosa. Me hace sentir bien y lo disfruto a concho. Espero que pronto nos podamos encontrar en alguna corrida, como sabes si hacemos un grupo Runners- Cosmo! sería genial!! apoyando 100% la vida saludable... :) Les dejo el link de una corrida gratuita en maipú... son 8k competitivos y 3k recreativos, quizás alguna se anima. http://www.corridabicentenario.cl/ Saludos! Lucía :)

Ann

06 de abril de 2011

Que buena!!!! Andree cuenta conmigo pal 2012........... y la foto obvio....

Dora

06 de abril de 2011

Gracias por tu lindo post Andrée, me sentí muy identificada. Si bien yo fuí muy deportista cuando chica, comenzé a trabajar y dejé el deporte como la prioridad 48.000 de mi vida. Ahora, gracias a un compañero de trabajo descubrí la emoción del running, el sentimiento de que te estas superando cada vez mas, todo el trabajo mental que hay detrás... a todas las chicas, anímense! comiencen con poquito, y vayan descubriendo todo el potencial que tienen! Vamos Kevin que se puede!!! estamos todos contigo

Pía Bradshaw

06 de abril de 2011

Me acabo de suscribir a la revista estoy felizz...mi primera compra con mi Visa!! besis

Andrée Burgat

06 de abril de 2011

Lindas todas! A ver si nos organizamos y me escriben antes de la maratón 2012. Así nos juntamos antes y nos tomamos una foto. Les gustaría? Para ese día sueño ir por los 21K, pero pueden ir por 10K y dará lo mismo, el fin, la experiencia y la esencia serán las mismas. Que tengan un gran día. Con mucha emoción les cuento que Brooks respondió a mi llamado por Kevin y estamos armando algo lindo para el 1 de mayo. Ojalá pudieran ir. Vean www.brooks.cl, son 10K. En una de esas se animan. Lento, muy lento, pero seguro :)

Naty

06 de abril de 2011

LLevo 3 semanas trotando gracias a la ayuda de mi hermana que hace 10K, el primer día fue una verguenza, no pude trotar 1/2 kilometro, me faltaba el aire, cada cigarro fumado y toda la mala comida me jugaron una muy muy mala pasada. Hoy con mucho orgullo y el apoyo fundamental de mi hermana y unos amigos puedo decir que troto 3K con dificultad pero dignamente, y les digo a todas que me siento lo máximo. El 16 de abril tengo mi primera corrida de Maipu Bicentenario donde serán 3 k recreativos, aunque trote con puros niños, para mi será una prueba de fuego y me estoy preparando para ella, día por medio trotamos en un grupo super bueno, todos de diferente edad y con capacidades de trote muy muy diferente y es TOTAL!!! ......espero que comenzar a hacer deporte a los 25 años sea tiempo justo para matar todas mis culpas por 1/4 de siglo sedentaria.... Felicitaciones Andrée!! tu post me llena de estusiasmo para seguir, como sabes que el proximo año corro "Mis primeros 10K" Saludos a todas

Pía Bradshaw

06 de abril de 2011

Siempre me he sentido floja, tiesa, no di una en Ed. Fisica, pero por razones de la vida, me encontre con un hombre que es bien deportista y que sin querer me ha animado a querer hacer deporte, hasta el momento solo en entusiasmo lo tengo en la mente, pero QUIERO hacerme el animo y las ganas para empezar a prepararme para la maraton 10k 2012. Cuando vi el autoreportaje de Paulo Ramirez mientras lo veia me decia si el no puede menos yo "si caigo aqui, muero feliz" que atroz me dije pobre de el, pero al seguir viendolo, me di cuenta que todos pasan por eso, pero que la alegria y la satisfaccion mas grande es cuando ves la meta, ese mismo dia me meti en la pagina corre.cl y vi todas las carreras que habran este año, asi que empezare por invertir en unas buenas zapatillas, si alguna de uds. sabe cual es la indicada, que me lo diga; siento que me lo debo estar saludable es impagable, me hare los cheques pertinentes para que no me muera de un ataque cuando me este preparando, me falta perseverar, asi que VQSP! sere una runing mas en esta ciudad asfaltica. Bess (Andree felicitaciones) Saludos a todas :) Pía Macarena

Vania

06 de abril de 2011

Que increible, lo mio es al reves, siempre corri, porque literalmente, corria cuando tenia problemas, si, era mi forma de escape, despues de 15 años de aquellos tiempos gloriosos de carreras, glorioso porque podia correr, hoy aun siento ganas de salir disparada. Creo que el sedentarismo es mas mental... uno lo asocia con los años, pero no, es simple comodidad. Imaginense que mejor que hacerlo en un lugar libre de smog, trafico y ruido... No tengo excusas, vivo lejos de aquello. Entonces para que seguir pensandolo, solo hay que decidirlo y hacerlo, mas que nada por uno mismo. En cuanto a Kevin el corazon de todas las madres de Chile esta con el, saldras adelante pequeño.... A APOYAR SE HA DICHO Saludos

Ann

06 de abril de 2011

Era igual que tú cuando chica!!!!! con certificados para no hacer educación física por ser gorda, de grande adelgacé y empecé a amar el gimnasio y trotar, pero he tenido cambios grandes en mi vida que ya no me permiten disfrutarlo como antes y no tengo el tiempo de cumplir mi sueño que es trotar en los alrededores de mi pueblo, pero lo voy a lograr, yo sé que sí y el próximo año si Dios me ayuda voy por mis primeros 5 o quizás 10k!!!!!!!!

yves

06 de abril de 2011

Bueno ,es realmente muy bueno...la actividad fisica,y si, es asi...uno cuando empieza el entrenamiento ,y se hace una rutina todos los dias se hace como una droga,pero de las buenas la que da salud,te felicito por tu gran fuerza de voluntad,perseverarncia esto nos servira a muchas,en un momton de sentidos,para estar mejor,alla vamos.....cariños a todas mujeres..........

Pao

06 de abril de 2011

Que linda experiencia !!! y que hermosa dedicación!!! un abrazoooo a todas las personas inspiradoras como tú !!! :D

carol

05 de abril de 2011

Hermosas palabras! De verdad... gracias!! Por ser diferente, por ser aperrada, por compartir tu experiencia y darme ánimo a mí, una cabra chica... que se niega a seguir siendo la última en clase de educacion física, porque aún estoy a tiempo,.. Eres seca (=

Kata

05 de abril de 2011

me encantó... definitivamente me encanto tu relato... justo antes de leerlo reclamaba en mi mente que no quería ir mas al gimnasio... que nunca me ha gustado... y aparece tu post para darme animo...de verdad gracias... Además... mucha fuerza a Kevin Saludos

Dani

05 de abril de 2011

Que inspirador, motivador en verdad tu comentario andree me lleno de emoción y ganas para hacer un deporte, por que si no siento que no lograre todas mis mentas feliz y plena, gracias por estos post que te cambian las perspectivas o por lo menos te hacen reflexionar, idola :)

Coni F

05 de abril de 2011

Oye no es por nada pero esa "cecilia ramírez" anda metida en todos los post propagandeando el suyo!

karo

05 de abril de 2011

Yo tengo el mismo presentimiento respecto al niño que sufrio el accidente. Cada vez que mi mamá escucha la noticia llora y yo le digo: "Mamá, tiene 14 años y eran las 6am y el estaba listo para correr un maratón..si el estaba haciendo eso a los 14 años, yo lo veo en 10 años fuera de Chile demostrando mucho mas...enserio que ese niño con todas las oraciones que lo rodean va a salir adelante" Gracias Andree, inspiradora como siempre. Un beso desde el sur de Chile.

carito

05 de abril de 2011

Grande Andrée, cuando uno kiere algo lo consiguee! No hay barreras, no hay obstaculos, como me dijo un profe una vez " El cielo es el limite" ;) y lo de kevin es una penaa, basta de conductores irresponsables al volante..... yo ahora estoy aprendiendo a manejar y me doy cuenta que el auto es un arma de doble filo...... Saludos a todas ;)

Andrée Burgat

05 de abril de 2011

Tammy, lo lograrás!!!! Cada día, paso a paso, no pienses en cuánto te queda por bajar, anda despacio, cada segundo, vive el proceso. Sólo existe el AHORA, mañana ya veremos. Camina, disfruta cómo tu sangre baña de luz tu piel. Estás viva y la vida es linda!

Tammylalalá

05 de abril de 2011

hermoso post Andreé! Me llenó de energía porque el martes pasado inicié por primera vez en mi vida una dieta seria, acompañada por un nutriólogo, una psiquiatra y una psicóloga. Es realmente increíble el cambio que he sentido estos días, si bien ando algo somnolienta - creo que por dejar de comer harinas- me siento más liviana. Me encantaría, como tú, enamorarme de algún deporte, espero lograrlo! Muy linda tu historia con el running y sigue corriendo!! tú puedes!!!

Mariela Oyarce

05 de abril de 2011

Andreé FELICIDADES!! por millón! siempre las primeras veces son para felicitar, la valentia de probarse a si misma y lo desconocido no son un desafío menor...me diste ánimo! creo que esta semana la dedicaré a hacer pequeñas cosas por primera vez besos a todas!!

Andrée Burgat

05 de abril de 2011

Gracias Carolina, la historia de Kevin tiñó esta fiesta de tristeza. Un abrazo a todas

Carolina

05 de abril de 2011

Hola, te felicito... hay que tener mucha constancia y fuerza de voluntad para llegar a correr todo eso, yo solía trotar cerca de mi casa, ahora ya no lo hago porque estoy embarazada y quiero evitar riesgos, pero una vez escuché que era malo trotar, que hacía daño porque los organos internos se movían mucho y que los huesos de las rodillas se desgastaban mas rapido y cuando eramos viejitas casi no podríamos caminar, yo no sé si alguna de ustedes ha escuchado sobre eso y que piensan, porque a mi igual me entró el miedo. En fin...que bueno que se hagan estas iniciativas de deporte para la familia. PD.: Lamentable lo que pasó con el niño de 14 años que iba a correr ese maratón y fue atropellado, perdíó sus piernas y se debate entre la vida y la muerte, creo que este post debería ir con dedicatoria a él.

Dani Barrientos

05 de abril de 2011

Felicidades Andree!!! Yo partí al revés que tú, lo cual creo es más grave... En el Colegio hacía Atletismo y Natación, no me quedaba quieta nunca y era de las que resiste de puro porfiada, no porque tuviera grandes condiciones ni tuviera un cuerpo atlético. Sin embargo, al entrar en el campo laboral (8 años ya) me volví lo que se llama sedentaria. Cuando tengo un breve tiempo desocupado, lo paso frente al P.C... Es realmente triste saber que alguna vez yo también corría, y mucho!!! Todos los años digo, este año vuelvo a entrenar, este año corro... Y no pasa nada... Ojalá que en algún momento pueda volver a hacerlo. Muy inspirador tu post. Cariños!!!

Coni F

05 de abril de 2011

Me encantó.. felicidades!! Qué ganas de encontrar un deporte que disfrute. En algún momento la natación logró despertarme a las 6am. Ahora con el Master imposible! Pero es tan importante dejar de ser sedentaria…

Maribel

05 de abril de 2011

Qué historia más llena de perseverancia! yo voy a partir por el Climbing tour, ahí veré que onda mi estado físico (que espero rendir como corresponde). Tenemos que cuidar el cuerpo, es el envase que nos prestaron. Besos taconeras! :)

Carolina

05 de abril de 2011

Me encantó! Es tal cual como me siento para el proximo año ir por mis 1eros 10k!!!

JC

05 de abril de 2011

Que lindo relato, a veces es tan simple colaborar para convertir a una sedentaria en una "mens sana in corpore sano". Feliz te seguiremos apoyando en tus metas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último