26 de 06 de 2009

Dale amor a tu camino


El día que leí la columna de Cristián Warnken en El Mercurio, donde intentaba estampar su profundo dolor por la muerte de su hijo Clemente, añoré no tener que conocer jamás ese lugar. Hablaba de un camino en la montaña donde la gente va a abandonar sus perros, que se quedan mirando con la vista vacía desde un camino polvoriento…
Pero pasó un año y Eduardo (mi novio) me invitó a almorzar a Pirque. Todo estaba perfecto, era un sábado soleado, exquisito. Hasta que nos equivocamos de camino porque no supe seguir bien el GPS de iPhone y empezamos a ver que en un camino majestuosamente hermoso existían decenas de perritos abandonados, que estaban a la espera de que alguien les salvara la vida. Si descendíamos la velocidad ellos trataban de seguir el auto, en un intento desesperado por aferrarse a la vida que desgraciadamente sólo un ser humano les podía proporcionar. Así, bajo un sol inclemente que es capaz de secarte los huesos, estos animales, claramente los mejores amigos del hombre, caminaban a la buena de Dios. Esto hizo que me corrieran las lágrimas, que mis ojos se cerraran sin mayor cuestionamiento y que mi cuerpo experimentara su segunda crisis de vértigo en esta vida. Nos dimos la vuelta y sintiéndome culpable y miserable por no hacer nada para ayudar a estos animalitos, emprendimos camino de regreso. Mi único consuelo es que vi un auto rojo desde donde bajaron 2 personas con unas chaquetas reflectantes y le dieron comida y agua a estas víctimas de la miseria humana.
De eso ya han pasado algunos meses y el lunes pasado, producto de los congelados -4º que azotó a Pirque, estos perritos azotaron mi mente durante la meditación. Los vi petrificados, me sentí morir por no ser capaz de hacer algo. Respiré hondo y le pedí al mismo valor que me hizo cuidar a los niños abandonados del Calvo Mackenna durante todos mis años universitarios que se apareciera sin dudas por delante. Y busqué en google, no sé bien qué quería encontrar, supongo que a aquella persona de chaqueta reflectante. Y ahí estaba.
Se llama Marcela y tiene el alma henchida de amor. Lleva años dando la pelea por la sobrevivencia de estos perritos –que son abandonados por seres humanos que están predestinados a acumular karma– tiene una red de apoyo hermosa, no acepta ayuda económica de ningún tipo porque dice que son muchos los que se aprovechan de los animales para acumular dinero y ella quiere estar lejos de cualquier malinterpretación. Ella sólo pide algo que puede traernos gratificación: que la llamemos para adoptar uno de aquellos perritos que ella, sorprendentemente, entrega hasta desparasitados. Esta mujer es la que mantiene este esperanzador BLOG que les pido por favor que lean y se den cuenta que sí existe gente que está dispuesta a darle una mano a animales que de lo contrario estarían condenados al sufrimiento eterno.
Sin embargo, Marcela tiene un sueño. Anhela que existan más personas dispuestas a recibir a un amigo del camino en su casa. Quiere leer correos donde le digan que sí, que hay una familia que puede acoger a uno de sus perritos, todos ellos con nombre, como el viejito Casimiro, cuyo sueño es morir en un hogar.
Chicas! Hago un llamado a las más de 40 mil mujeres chilenas que leen este blog al mes que lo sientan, que miren sus vidas, que tengan ganas de abrazar a un perro, que sientan cómo sus hijos estarían de felices con una mascota; las invito a que perciban que sí, que pueden aportar a que los perros del camino sobrevivan… No lo piensen tanto, si sienten las ganas sólo escríbanle a Marcela a mariposaunika@gmail.com, y dibújenle una sonrisa plena al saber que esta noche uno de sus amigos tendrá una casita, que podrá ver que hay una luz prendida que no lo abandonará y que el frío y la oscuridad sórdida de la montaña es sólo un recuerdo.
Yo perdí hace un año a mi perro amado, nunca lo encontré, a pesar de que varias de ustedes hasta se ofrecieron para ayudarme a pegar carteles en Villa Alemana, gesto que nunca podré olvidar en esta vida. Lo visualizo casi a diario y las noches que hay frío y que acuesto a Lucas y Clara, los perros que adoramos con Eduardo, pido al cielo que si Thai está vivo tenga una mano que lo acoja. Por eso también dejo en este blog la historia de Pipo, un ovejero como mi Thai, que se perdió en Quilpué… tal vez alguna lectora de esta alegre revista dé una pista, por qué no ¡yo sí creo en los milagros!
Decidí postear este tema porque este fin de semana es un momento muy especial en mi vida. Estaré en mi segundo nivel de Shambhala, denominado El Nacimiento del Guerrero. Se denomina guerrero a quien no teme mirarse sin velos a sí mismo en esta vida, algo que en un comienzo para mí era algo absurdo de fácil, pero conforme pasa el tiempo de meditación diario se hace dolorosamente complejo de sentir. Bueno, resulta que Shambhala posee un líder llamado Chögyam Trungpa Rinpoche, quien en uno de sus libros habla sobre la incapacidad de los seres humanos de hacerse cargo de sus propias miserias. Así, vamos por la vida sin importarnos que otros recojan la basura de nuestra casa (en vez de hacernos cargo y reciclar), deseando matar a los delincuentes (en vez de enfocarnos en ver porqué se han generado y hacernos cargo de que forman parte de aquello que no queremos ver y en lo cual hemos aportado). Y es por eso que el tema de los perros del camino a mí me toca tanto, me motiva a escribir, me hace sentir que es otra parte de la sociedad que nos involucra porque aquí se abandona lo que ya no nos sirve, lo que ya no queremos ver… ¿cómo podemos ser tan desgraciados?
Miren el blog de Marcela, denle una vuelta, perciban su historia, intenten sentirla, visualízenla en aquel camino con lluvia inclemente y experimenten esa admiración profunda por quien se hace cargo de lo que otros no soportan ver ni vivir.
Que este sea uno de aquellos fines de semana inolvidables para todos. Agradezco todo lo que puedan entregarle a Marcela y aquellos hermoso perros del camino.
xoxo

PS: Miren la fuerza del cariño y lo que es capaz de generar la gente cuando se une AQUI.
PS2: Marcela… Por una esperanza en toda esta sociedad. Tú sabes.

33 comentarios

Raquel lamona

23 de marzo de 2016

leí todos los comenntsrios cuantos d ustedes hicieron algo x ayudar adoptando un perrito d la calle? quien d ustedes llamó a la señora marcela Opazo creadora d esta magnánima obra pa ofrecerle ayuda? yo la conocí ace dos años en ese mismo camino q todavía recorre.adopte un perrito q ella trajo a mi casa, me hizo muy feliz.Gracias señora Marcela

milena

28 de diciembre de 2011

Ojala cada casa fuese + grande para albergar a todos los perros q aparecen en el camino y sin problemas llevarlos a nuestros hogares, a cuidarlos como se merecen y amarlos x siempre…..q triste q nunca será suficiente a cuantos adoptemos temporalmente o para siempre, o a cuantos ayudemos, siempre habrá un humano insensible e irrespetuoso ante la vida, capaz d dejar en la absoluta miseria a un animal, obligadolo a vivir una vida solitaria y dura. Para mi este tema es un dolor q siempre llevo en mi corazón, todos los dias pienso e intento hacer algo x los animales..pero como ya dije nunca es suficiente lo q podamos hacer, a pesar de esto lo importante es nunca dejar de luchar por ellos.

milena

28 de diciembre de 2011

Ojala cada casa fuese + grande para albergar a todos los perros q aparecen en el camino y q queremos llevarlos a nuestros hogares, a cuidarlos como se merecen y amarlos x siempre...q triste q nunca será suficiente a cuantos adoptemos temporalmente o para siempre, a cuantos ayudemos, siempre habrá un humano insensible a la vida, dejando en la absoluta miseria a un animal, obligado a viviir una vida solitaria y dura. Para mi este tema es un dolor q siempre llevo en mi corazón, todos los dias pienso e intento hacer algo x los animales..pero como ya dije nunca es suficiente...

milena

28 de diciembre de 2011

Ojala cada casa fuese + grande para albergar a todos los perros q aparecen en el camino y sin problemas llevarlos a nuestros hogares, a cuidarlos como se merecen y amarlos x siempre.....q triste q nunca será suficiente a cuantos adoptemos temporalmente o para siempre, o a cuantos ayudemos, siempre habrá un humano insensible e irrespetuoso ante la vida, capaz d dejar en la absoluta miseria a un animal, obligadolo a vivir una vida solitaria y dura. Para mi este tema es un dolor q siempre llevo en mi corazón, todos los dias pienso e intento hacer algo x los animales..pero como ya dije nunca es suficiente lo q podamos hacer, a pesar de esto lo importante es nunca dejar de luchar por ellos.

edith

08 de julio de 2009

hola la verdad que sufro demaciado cuando veo un animalito limosneando un trozito de pan en la calle, hay de mi si a lsolo escribir estas palabras se me llenan los ojos de lagrimas, que culpa tienen estos indefensos animalitos de la maldad humana por que el gobierno no se preocupa de crear una entidad para ayudar a estos animales que deambulan por las calles, esto es un problema de pais y se tienen que tomar cartas en el asunto, crear una protectora de animales, ( pero que sea protectora de animales, no como la de benjamin vicuña mackena, que asesinaban a los pobres animalitos que caian en ese infierno) , debemos juntarnos y exigir que el gobierno cree esta fundacion y sin fines de lucro , auda estatal tiene que crearse .

Muñekita

06 de julio de 2009

Estoy muy de acuerdo con los comentarios de Paula A. González Bravo y SgordilloE. Creo que todos de una u otra manera debemos hacernos cargo, responsablemente de nuestro medio ambiente y de nuestra sociedad, si todos tuviésemos conciencia, está claro que todo sería muy distinto a lo que es. También estamos los que tenemos conciencia y no hacemos nada ó suficiente. Yo al igual que muchas aquí soy muy sensible a estos temas (animalitos, niños, abuelitos y medio ambiente) y me afecta mucho recordar el sufrimiento de seres tan inocentes, pero también me alegra mucho y me esperanza saber que hay muchas amigas de la naturaleza, pro vida que están dispuestas a hacer cambios por un mundo mejor. Ojalá también hubiesen de estas personas en cargos de poder para finalmente tener leyes que legislen a los que no tienen vos ni voto y más aún para protegerlos de tantos abusos de seres humanos sin corazón. Me alegro que este blog también ayude a promover temas tan importantes. Saludos!

Paula A. González Bravo

03 de julio de 2009

Gracias al Cielo que aún queda gente de corazón noble y generoso como el de Marcela. Y gracias a esta vitrina por mostrar a estos héroes silenciosos y fomentar la adopción y tenencia responsable de animales. Me siento halagada de conocer "de cierta manera" a la persona que inspiró esta columna...esta mujer del camino.

Camila

01 de julio de 2009

Que cosa más triste.. Debo confesar que no pude terminar de leer el artículo porque este tema para mi es muy sensible y se me caian las lágrimas a medida que avanzaba en la lectura. Soy amante de los animales y también me siento impotente al ver como los seres humanos se aporvechan de sus capacidades para explotar a los seres más indefensos hasta el punto del maltrato y la crueldad. Sinceramente ME ENCANTARÍA poder adoptar a uno de estos perritos, (de hecho, es el sueño de mi vida adoptar a un perrito de la calle y poder darle todas las atenciones que merece), pero lamentablemente aún vivo con mis padres en un departamento, y dudo que me permitan tener otro perrito (ya tengo uno, y lo amo con todo el corazón). Pero doy gracias a Dios por que aún existan personas con un alma tan hermosa, capases de entregar amor a estos animalitos que tanto lo necesitan

Andrée Burgat

01 de julio de 2009

Gracias a todos quienes apoyan esta causa. Sinceramente. Hay mucho por hacer y demasiado que nosotros podemos hacer. Si no pueden adoptar a un amigo perruno ayúdenme con la causa de buscar a alguien que si quiera y pueda. Así, tal vez Marcela logre loq ue vi hoy que consiguió ayer y que nubló mi vista de emoción. (http://losperrosdelcamino.blogspot.com/2009/06/gracias-la-vidaque-me-ha-dado-tanto.html). Un abrazo a todos!!

Chica Cosmo

30 de junio de 2009

ay!, tienes razon. Es mas fácil mantenerse al margen.

SgordilloE

30 de junio de 2009

Qué fuerte! ... pero les cuento porqué lo siento así: En iquique la población es vieja... los jóvenes o se van o trabajan en las mineras en rangos de 7 días de trabajo por 7 de descanso... los viejos quedan solos en sus casas... El caso es que por esas cosas del destino, saco abuelos a pasear... los paso a buscar en sus casas de 6 a 7 .. son 6 y me los llevo en la van hasta la costa... hay senderos para paseo de turistas, son preciosos y descansados... hablo con ellos....no siempre pueden ir todos. Uno de ellos, don jóse, le lleva comida al "epilepsia"... que es un perro vagabundo del paseo... un puto. Te acompaña durante el trayecto, no pide nada, no molesta, no hace gracia alguna...simplemente te acompaña dos o tres pasos detrás... si te detienes en los asientos el se echa atrás... y así, hasta que se da cuenta que subes al vehículo o enfilas hacia la costanera de vuelta a la ciudad... se detiene... te mira y casi lo ves moviendo la mano despidiéndote... elige a otra pareja o grupo y repite la misma historia con ellos. Don jóse me cuenta una historia, según él egipcia: los hombres que fueron poderosos en vida, por poder o por dinero, reencarnan en perro... si no aprenden con ese pasar, serán gatos en la siguiente vida y de gato no se sale nunca más... y a mi me fué bien, dice, probablemente seré perro en la próxima y me gusta ir preparándome. Anticipándome. Luego me habla de su soledad, de lo injusta que es después de todo su sacrificio y termina diciéndome: la gente le toma distancia a los viejos. Nos hacen el quite porque saben que ellos llegarán a lo mismo, y si nos ignoran alejan la certeza... a veces siento que la gente cree que somos los viejos los que abandonamos perros en los cerros o en los paseos... Y ahora me encuentro con tu comentario... Siento que hay tanto que hacer, y tan pocos los dispuestos a intervenir... son dos horas de mi vida, tres veces a la semana y algo de bencina... a cambio tengo seis abrazos, alguna historia increíble que pensarme a la vuelta y mi nombre en sus rezos... para mi gusto es mucho más de lo que merezco. A todos los que siempre tienen la excusa precisa para seguir al márgen les digo: como en todo, la primera vez cuesta... pero háganlo. Un abrazo

Chica Cosmo

30 de junio de 2009

El diario de un perro >Semana 1: Hoy cumplí una semana de nacido, ¡Qué alegría haber llegado a este mundo! >Mes 01: Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar. >Mes 02: Hoy me separaron de mi mamá. Ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós. Esperando que mi nueva "familia humana" me cuidara tan bien como ella lo había hecho. >Mes 04: He crecido rápido; todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como "hermanitos". Somos muy inquietos, ellos me jalan la cola y yo les muerdo Jugando. >Mes 05: Hoy me regañaron. Mi ama se molestó porque me hice "pipí" adentro de la casa; pero nunca me habían dicho dónde debo hacerlo. Además duermo en la recámara... ¡y ya no me aguantaba! >Mes 06: Soy un perro feliz. Tengo el calor de un hogar; me siento tan seguro, tan protegido. Creo que mi familia humana me quiere y me consiente mucho. Cuando están comiendo me convidan. El patio es para mi solito y me doy vuelo Escarbando como mis antepasados los lobos, cuando esconden la comida. Nunca me educan. Ha de estar bien todo lo que hago. >Mes 12: Hoy cumplí un año. Soy un perro adulto. Mis amos dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. Que orgullosos se deben de sentir de mí. >Mes 13: Qué mal me sentí hoy. "Mi hermanito" me quitó la pelota. Yo nunca agarro sus juguetes. Así que se la quité. Pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes, así que lo lastimé sin querer. Después del susto, me encadenaron casi sin poderme mover al rayo del sol. Dicen que van a tenerme en observación y que soy ingrato. No entiendo nada de lo que pasa. >Mes 15: Ya nada es igual... vivo en la azotea. Me siento muy solo, mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed. Cuando llueve no tengo techo que me cobije. >Mes 16: Hoy me bajaron de la azotea. De seguro mi familia me perdonó y me puse tan contento que daba saltos de gusto. Mi rabo parecía reguilete. Encima de eso, me van a llevar con ellos de paseo. Nos enfilamos hacia la carretera y de repente se pararon. Abrieron la puerta y yo me bajé feliz creyendo que haríamos nuestro "día de campo". No comprendo por qué cerraron la puerta y se fueron. "¡Oigan, esperen!" Se... se olvidan de mí. Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas. Mi angustia crecía al darme cuenta, que casi me desvanecía y ellos no se detenían: me habían olvidado. >Mes 17: He tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. Me siento y estoy perdido. En mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer. Yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo con mi alma. Yo quisiera que me adoptaran y seria leal como ninguno. Pero solo dicen "pobre perrito", se ha de haber perdido. >Mes 18: El otro día pasé por una escuela y vi a muchos niños y jóvenes como mis hermanitos". Me acerqué, y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras "a ver quien tenia mejor puntería". Una de esas piedras me lastimó el ojo y desde entonces ya no veo con él. >Mes 19: Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí. Ya estoy muy flaco; mi aspecto ha cambiado. Perdí mi ojo y la gente más bien me saca a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra. >Mes 20: Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar la calle por donde pasan los coches, no me arrolló. Según yo estaba en un lugar seguro llamado "cuneta", pero nunca olvidaré la mirada de satisfacción del conductor, que hasta se ladeó con tal de centrarme. Ojalá me hubiera matado, pero solo me dislocó la cadera. El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un poco de hierba a ladera del camino. >Mes 21: Tengo 10 días bajo el sol, la lluvia, el frío, sin comer. Ya no me puedo mover. El dolor es insoportable. Me siento muy mal; quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se está cayendo. Alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: "No te acerques" Ya casi estoy inconsciente; pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos. La dulzura de su voz me hizo reaccionar. Pobre perrito, mira como te han dejado", decía... junto a ella venía un señor de bata blanca, empezó a tocarme y dijo: "Lo siento señora, pero este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir." A la gentil dama se le salieron las lágrimas y asintió. Como pude, moví el rabo y la miré agradeciéndole me ayudara a descansar. Solo sentí el piquete de la inyección y me dormí para siempre pensando en por qué tuve que nacer si nadie me quería. >La solución no es echar un perro a la calle, sino educarlo. No convierta en problema una grata compañía. Ayuda a abrir conciencia y así poder acabar con el problema de los perros callejeros.

Chica Cosmo

30 de junio de 2009

Es una terrible realidad!!, que solo demuestra nuestra incultura tercermundista. Esa "gente", que abandona a sus animales sin piedad, sin sentimiento alguno, ya sea porque el perrito creció y ahora molesta, porque rompe el patio, porque salen de vacaciones , y claro lo mas fácil....., botarlos!! olvidarlos!!. Ojalá, se agilizará esa ley de Protección Animal, que esta presentada hace mas de diez años y todavía no se legisla........, mientras no se cree una ley seguiremos viendo estos tristes espectáculos. Bueno ojalá alguna cosmogirl, quiera adoptar a uno de estos abandonados y ayudar de alguna manera a crear conciencia. Andree: Ojalá pudieras publicar un articulo en la revista también, para que sea leído por mas personas y de algún modo se cree conciencia del tema, es solo eso conciencia!!, y lograr cambiar la mentalidad de algunos.

Pao

30 de junio de 2009

Hola, yo soy del Cajón del Maipo y me da una pena enorme cómo cientos de perritos vagabundean por las calles. Los que residimos acá tratamos de hacer lo que sea por mantenerlos alimentados, pero son tantos que no se puede abarcar a todos. Se siente una impotencia enorme ya que todos estos perritos son abandonados por santiaguinos mala clase y sin sentimientos. No sólo necesitamos una comuna libre de perros vagabundos sino también un hogar para cada uno de ellos. No podemos parar esta mala costumbre de abandonar perros en nuestra comuna, pero sí podemos hacer algo para protegerlos. Cualquier idea es bienvenida.

clau

29 de junio de 2009

Que triste y que lindo gesto el tuyo Andrée espero de corazon que adopten los perritos, yo en estos momentos estoy casi sin casa jajaja asi que no podria tener uno, pero siempre he tenido el sueño de tener una casita chiquita donde ir cuidando perritos y animalitos abandonados, ojala se cumpla! Y Andrée tengo que agradecerte porque fui a Shambhala cuando me lo aconsejaste, a aprender a meditar y fue algo genial, ahora estoy esperando para empezar a ir a meditar algunos dias a la semana, se que esto es lo que me ayudara a mirar la vida distinta y a acallar un poco mi mente, te lo agradesco de todo corazon!! Que Dios los bendiga y que tengan linda semana!

Cynthia

29 de junio de 2009

¡Qué hermoso gesto!. De verdad todos estos temas me dan mucha tristeza, yo no sé como algunas personas pueden llamarse seres humanos si son capaces de hacer daño a otros. No importa que sean animales, ellos también tienen sentimientos y necesidades como una familia que los cuide. En este momento, lamentablemente, no puedo adoptar uno, pero sé que en mi familia nos preocupamos mucho por nuestros dos perros, ocho catas y una tortuga. Así que entreguenles mucho amor a nuestros hermanitos menores, como dicen por ahí, ya que la vida sin amor es muy triste.

Miss Snob

28 de junio de 2009

Es una pena ver a estos animalitos muertos de frío bajo la lluvia. Hace tiempo me llevé uno a la casa y les digo que no existe perro más feliz, fiel y agradecido que Coto...al final uno los recoge pero no es caridad, te alegran la vida. Cariños

Cony

28 de junio de 2009

Ya conocía el blog... justamente porque soy ese tipo de personas, que sufre demasiado si ve un animal abandonado e indefenso... Ya he rescatado un par de perros en la calle, y me ha tocado de todo, desde tener que eutanasiarlos por el maldito distemper, hasta sentir la inmensa felicidad de lograr encontrarle un hogar a un cachorro de la calle. Todas podemos aportar con nuestro granito de arena, todo sirve!!! Ánimo chicas.

Daniela

27 de junio de 2009

Hoy le compré sopaipillas a los kiltros de por acá, se siente bien!!!, igual tengo ganas de adoptar a unos tres, pero todavía no tengo una casa con patio, ni las lucas para alimentar ni siquiera a uno... ya pronto podré!!! Por ahora, puedo darles sopaipillas, jajajajajaa

Yas

27 de junio de 2009

despues de leer historias como estas y de ver a cualquier perrito o gatito solo en la calle o que esta siendo regalado me dan ganas de llevármelo a mi casa... el problema es que vivo en depto y aunque en mi edificio se permiten, a mis papas no les gusta tener animales dentro de la casa :( con suerte he podido tener pajaritos en el balcon y lamentablemente la experiencia no ha sido buena porque mueren :( tengo una amiga que colabora activamente en un refugio de animales y en su Facebook publica continuamente las fotos de los perritos y gatitos que esperan ser adoptados... son preciosos... me gustaría tanto tener uno pero por las razones que expuse antes no puedo... ojalá que todas quienes quieren puedan y quieran lo hicieran y que cuando viva sola tenga el tiempo suficiente para estar en la casa y así cuidar bien a mi amigo... (esta historia me llego en un dia que estoy algo triste, quisiera tener tanto a un amiguito así para abrazarlo y no sentirme solita... y pensar que hay gente que les pega, no les da comida y los abandona...) Saludos...!!!

annie

27 de junio de 2009

pueden elegir animalitos en www.adopcionpedigree.cl son hermosos!!

Fab

26 de junio de 2009

Es increíble lo inhumana que puede ser la gente al tratar como basura a estos perritos que son lo más hermoso que hay. Yo adopté a mi Dino luego de que me siguió en la calle un día en que salí a comprar, andaba botado en la calle, buscando el amor de algún amo, y desde se momento nunca más nos hemos separado, ya lleva 4 años viviendo en mi casa y nos da una alegría inmensa, es un kiltro tan inteligente y divertido que me siento orgullosa y le doy las gracias cada día por haberme encontrado, me emociona verlo saltar de felicidad cada´tarde cuando salgo al patio a saludarlo luego de volver del trabajo y corre a demostrarme su cariño. Ahora ya se está poniendo viejito, le salieron canas en el hocico y está menos loco que antes que me llevaba volando cuando lo sacaba a pasear, es totalmente parte de esta familia, es mi hijo, mi Dino, un regalo de la vida.

maria jose

26 de junio de 2009

la verdad es que la gente (y me incluyo) no toma en serio lo que es tener un animal. mucho los llevan a casa, cual juguete nuevo, y como si fuese una cosa, se desecha cuando no sirveno se puede mantener por diversos motivos/ te aburre hacerte cargo/ no tienes tiempo, etc. creo que antes de adoptar un animal deberiamos meditar en sis estamos dispuestos a darle un hogar como corresponde, y a cuidarlos, a aserle leales. no se trata de dejar tu vida por un animal, pero tengamos en cuenta que ellos tambien SON VIDA. Nos estamos llevando VIDA a casa cuando adoptamos un perro, lleno de sentimiento, y el que no razone como nosotros no lo hace merecedor de las penurias acosioanadas por nuestra falta de criterio, amor a la vida y respeto por otras especies. hay que pensar antes de actura, los humanos somos los que mas razonamos, y contrariamente a lo normal, somos los quemas desequilibrio causamos en el planeta, desde la simple adopcion y abandono de un perro hasta la extincion de especies completas.

Leslie

26 de junio de 2009

Yo conozco una niña que hace exactamente lo mismo con gatos, los rescata, los cuida, los limpia, esteriliza...Yo adopté a dos maravillosas gatitas que me hacen la vida imposible, que si no hubieran tenido la suerte de ser recogidas quizas que desgracia les habría alcanzado. Hoy son las notas de alegría en mi hogar, me acompañan muchisimo cuando paso noches sola y me hacen reir demasiado con sus gestos y salidas cómicas. Ojalá mucha más gente entendiera que los animales son como nosotros, pero muchisimo mas indefensos. Sólo se necesita un poquito de amor para aceptarlos, quererlos y sentirlos parte de la familia

Marcela Opazo

26 de junio de 2009

La emoción llena de júbilo mi alma. Has descrito palabras increibles. Tal vez esa miseria humana, son los perros del camino, lo que ellos irresponsablemente inhumanos han creido deshacerse. Pero mientras exista, habrá miseria. Muchas gracias...en nombre de todos ellos. Esperaré el día... http://losperrosdelcamino.blogspot.com/

Patricia

26 de junio de 2009

Lamentablemente, no todos logran sensibilizarse con la problemática animal de nuestro país... espero que llegue el día en que a todos les lleguen estos asuntos al corazón!

fefa

26 de junio de 2009

Bastante triste la historia... Hace mas de 1 mes, iba con mi pareja en la camioneta a dejar unas cosas a la oficina en la noche para poder ir al cine y de pronto se cruza un cachorro en frente de nosotros y le dije cuidado, porque lo podia atropella e iba siguiendo a unos niños y le dije a mi pareja, que parece que se habia arrancado de la casa, ya que los niños le hacian seña y de pronto nos dimos cuenta que los niños lo estaban dejando en un depto cerca. Paramos y le preguntamos si era de ellos y dijeron que no y pensaron que era nuestro y preguntaron si lo estabamos buscando y dijimos que no. Seguimos y a los metros paramos y no quedamos mirando y le dije que lo fuera a buscar... en unos momentos aparecio con ella ( ya que era hembra) y nos fuimos a la veterinaria a ver que pasaba, cuantos meses tenia y como estaba. Nosotros ya tenemos una perrita poodle toy y vivimos en un depto. pero al final de cuentas la dejamos tb con nosotros... Es exquisita!!! y ya lleva mas de 1 mes viviendo con nosotros 3... Son tan agradecidos estos perritos, que son una alegria mas en el hogar. Siempre he amado a los animales y con mayor razon a los perros. Espero que si ven a alguno solo y que quiere compañia, adoptenlo... Son lo mas tiernos que hay y asi uno les da una esperanza a ellos y al final todo es reciproco... Son tan felices y agradecidos de que los hayan aceptado y no se lamentaran jamas. Cariños a todas

Lixi

26 de junio de 2009

ah, y esta frase me gustó mucho "(...) deseando matar a los delincuentes (en vez de enfocarnos en ver porqué se han generado y hacernos cargo de que forman parte de aquello que no queremos ver y en lo cual hemos aportado)." esa frase grafica perfectamente el inmenso problema que tenemos como sociedad y como seres humanos.

Lixi

26 de junio de 2009

Fuerte, y muy cierto. No me imagino cómo alguien puede ser tan infeliz de tener un perro, gato, lo que sea, y luego abandonarlo "porque ya no cabe", "porque molesta" o por la razón que sea. ¿Abandonarían a sus hijos porque se pusieron pesaditos o porque rompen cosas? Desgraciadamnete, en esta ciudad tenemos un problema, un problema SERIO que dificulta ¡algo tan lindo y casi necesario, y es que en santiago priman los edificios. Casi todos nosotros vivimos en departamentos, en mi caso de un solo dormitorio. Casi todas nuetsras casas pasan solas la mayor parte del día. Yo tenía hartas ganas de adoptar un perrito chiquitito (que pudiera vivir en el depto), pero mi arrendador lo prohibió (de hecho, a todos los animales; no puedo tener ni hamster) por miedo a que devalúe su propiedad. Y bueno, es verdad también que si está solo de 8 a 18 horas, quién lo saca de paseo? y además se sentiría solo. Para compensar, mis papás tienen 2 perritas en su casa de rancagua :) pero de que da culpilla, da....

frutilla

26 de junio de 2009

No pude evitar llorar, llorar por todo el sufrimiento de animalitos y personas que experimentan la misera humana... Quiero con toda mi alma adoptar uno de esos perritos pero en mi casa ya son 4 más 3 gatas un gallo una gallina y mis jerbos, y no creo que me permitan adoptar alguno porque aún vivo con mis padres. lo que si tengo claro es que como siempre seguiré cuidando de todos aquellos que encuentre en mi camino dándoles mi comida y agua y un abrazo para que sepan que no toda la gente es igual. no sé que más decir, me siento miserable de compartir la especie humana con quienes no merecen el mundo que nos regala su belleza sin cuestionarnos nada.

Coni F

26 de junio de 2009

Qué heavy.. yo tb conocí ese camino un fin de semana largo que me fui al cajón y nos contaron la misma historia.. demasiado heavy y todo el camino fue como una "carga" no se, muy triste. A mi me encantaría adoptar alguno pero mi depto no lo permite, no tengo ni balcón así que sería unhumano.... pero en un futuro, feliz!

Quatre_r_winner

26 de junio de 2009

pues bueno... anotando los datos y comprendiendo este problema... siempre me han hablado maravillas de la hospitalidad y de la solidaridad de los chilenos (no soy de chile) y entonces donde queda esa bendita solidaridad?... si no son capaces de partir por casa con nuestros hermanitos menores? me parece bastante feo que los seres humanos seamos asi de despiadados por darle un nombre a esa crueldad con el entorno... ademas de dañar el planeta y hacer bolsa basurera "NUESTRO UNICO HOGAR"... ademas maltratamos a los verdaderos habitantes de el... los animales... quienes jamas han matado ni robado ni hecho daño en nombre de nada... ni dañando a nadie... los humanos llevamos milenios haciendo pedazos en unico terrenito que se nos dio para crecer y ser felices... tomando nota!!!... me uno a la campaña!!!... Stella y yo seremos felices de adoptar a algun hermanito menor que mueva su colita al recibirnos ademas de los tres que ya tenemos... una "sin raza" de nombre chipie... una husky de nombre francia y otra sin raza con mezcla de poodle llamada Snorkitta... ademas de una iguana llamada arandano... jejejeje si aprenden a compartir por que no?... recuerden que el karma que debemos acumular de ahora en mas debe ser siempre positivo, asi cuando se nos pase la factura de los gastos de la humanidad no quedemos en cifras rojas... y debiendole al banco de la tierra... eso... lindo WKND y a buscar pellito nuevo... @____@! n_n saludines!!!!

Duquesa

26 de junio de 2009

Me dio mucha pena¡¡¡¡¡...Lamentablemenmte tambien me siento culpable....hace 10 años me cambie de ciudad, mi madre tuvo que regalar mi perro, ya que no podiamos traerlo....pensabamos que se lo habiamos dado a una familia que lo iba a amar tanto como nosotros.....eran un ovejero aleman muy regalon...si de cachorro durmio siempre conmigo, en mi cama, y hasta tapado....luego de un año, por un primo que estudiaba en la ciudad que dejamos, supimos que lo habia visto vagando por la Universidad...lo habian botado...me dolio hasta el alma....pense en ir a buscarlo...luego mi hija tuvo una enfermedad grave y no podiamos tener mascotas...supe despues que unas personas de un negocio lo habian adoptado, dandole de comer.....pero la culpa siempre me ha perseguido...mi Poly no terminara sus dias con quienes mas los quisimos....y aunque ahora añoro tener una mascota, me da miedo el no poder cuidarlo y amarlo como merece.....sinceramente felicito en el alma a aquellos que ayudan a perros que sus familias desecharon......y si puedo hacer algo para ayudar, lo hare ........... que tengan un buen fin de semana chicas....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último