19 de 05 de 2008

¿Qué fue de ése domingo?

Cuando era niña, los días domingo solía apoyarme en las polleras de mi mamá y la empujaba diciéndole “Estoy aburrida, estoy aburrida, estoy aburrida…”. ¡Cientos de veces!

Pero como los años pasan y se supone que al gente madura ;), la cosa ha cambiado bastante. A pesar de que mucha gente dice que los domingo son lo más fome que hay, yo encuentro que son lo máximo. Hasta hace poco tiempo atrás los pasaba todos junto a mi madre y mi abuela, y mis fieles perros ovejeros alemanes Tell e Iesse que hoy –cumpliendo su promesa de cuidarme siempre– continúan insistiendo en no quitarme los ojos desde el cielo.

Pero ahora, que después de hartos años me dio por eso que se llama amor, paso la mayoría de los domingos en Santiago. Pero el de ayer fue especial. Sorpresivamente el viento tibio se llevaba todo a su paso y la sensación pre lluvia (que a mí me fascina desde niña) me obligó a salir a caminar cuando ya era de noche y cuando Santiago era azotado por vientos a veces inclementes. En esta caminata recordé cuando justo antes de llover salía con mis perros regalones al cerro de mi campo y con un matrimonio amigo de mis padres y sus respectivos hijos, llegábamos de vuelta empapados, gozando esa sensación de recorrer la tierra dejándonos mojar, abriendo (así, tal cual, como de película) los brazos al cielo, mirando el infinito. Ayer recordé también que cuando venían los truenos mis perros ladraban a todo pulmón y yo, cuando volvíamos a la casa, los secaba con toalla y secador…

Ayer domingo, mis queridas Cosmo Girls, si bien no llovió con furia, sí fue una instancia para no olvidar. El viento tibio, las hojas arrastrándose, el polvo suspendido (sí, ¡hasta eso tenía cuento!), una compañía que va más allá de cualquier silencio y un perro blanco y demasiado tierno que me recuerda a mis inigualables ovejeros alemanes –a los que, asumo, extraño a muerte.

¿Recuerdas algún domingo especial de tu vida? ¿Algo que reconoces haber vivido con el alma y que estás segura, podrás recrear cientos de veces en tu mente para dar fe de que finalmente la vida no es como se vive, sino sólo como se recuerda?

Mil cariños

xxoo

15 comentarios

Caro

08 de enero de 2009

No recuerdo un domingo en particular, pero sí se me viene a la cabeza la idea de los domingos en la época de frío, cuando preparas las cosas para el otro día y te acuestas temprano...no sé. Ahora, los que más me gustan son los de la época de vacaciones (soy profe y tengo 2 meses de vacaciones en verano :) ) cuando ya no importa que sea domingo porque total al otro día no hay que ir a trabajar, y puedes estar toda la tarde tirada en la cama con tu amorcito viendo tv, super relajados....que rico son esos domingos!

Evelyn

15 de diciembre de 2008

Yokasta!!!! uuffff, que fuerte lo tuyo....no me gustaria estar en tu lugar.....ahora a hacer terapia de parejas no mas....pero tu marido debe aceptar que tiene esas tendencias..y debes analizarte tu si estas dispuesta a aceptar los gustos de tu marido, por raros que sean...siempre he pensado que si los hombres buscan por fuera del hogar, es por que dentro no encuentra lo que quieren..trata de ser comprensiva, para que el se pueda abrir contigo y confiar.....y sobre todo, ver todo desde un punto de vista del amor....pero es una situacion dificil pero no insuperable...suerte!!!

pato

03 de diciembre de 2008

me llama la tension saber cosas de magia de hechizos y quiero saber como hacer para que alguien que me hizo mucho mal me pida perdon pero quiero que no tenga paz hasta que no me pida perdon, me puede ayudar.

_Sonita_?!

03 de septiembre de 2008

Inolvidable!! domingos fomes pero relajantes !

YoKaStA

25 de mayo de 2008

sorry por molestar o mas bien edicho por escribir algo no relacionado kon el tema pero es algo ke me molesta o mas bien me tien deskoncertada y es lo siguiente que pille chatiando a mi marido con una tipa mayor que el utedes diran que es lo malo es que se estaban poniendo deacuerdo para juntarse a tener sexo medio masoquista por que ella le decia y ¿a ti que te gusta mas pegar o ser someido? lo peor fue que lo encare y mostre la conversacion y todo el se enojo y todo eso y me dijo qu el no tenia tiempo para esas tonteras y que estaba molestando no mas lo mas curioso le respondi que cuando uno molesta no le da el celular a alguien extraño y se acabo el tema y lo ke me dejo asi desconsertada es lo siguiente que mi hermana me dijo que todo nuestro circulo de amigos "supuestos" decian que el habia interactuado con una travesti que claro no la vemos hace como mil siglos atras se supone que fue eso pero el lo niega hasta morir nu se que hacer .... adios

Chiitax!

20 de mayo de 2008

Solo recuerdo los domingos en la casa de mis abuelos, mi mamá tiene seis hermanos, osea son 7! imaginense cuantos primos tengos (5 promedio por tio!!) cuando llovía la casa se hacía pequeña y mi abuela nos preparaba la once con ayuda de todas mis tias y de mi madre, infaltable las sopaipillas o el pan con paté partido por la mitad jajajaja!!! Hermosos recuerdos!, mi tata era peluquero y nos mantenía a todos sus nietos con igual corte jajaa eso daba una imagen mas familiar! Era genial... extraño a mi abuelo :( hace años falleció... Quisiera volver a vivir esos tiempos... ya ni veo a mis primos :( creo que mi abuela tiene como 7 bisnietos y yo.. ni idea!!! Pero bueno, ahora los domingos lluviosos son en mi casa con mi familia, viendo películas, levantandonos solo para comer algo... (si es que no es la cama!!!! siiiii en la cama!!) y con mi Amor, cuando se puede... cuando el trabajo de él lo permite! Cariños chicas!

Claudia

20 de mayo de 2008

Mmm.. me encanta la sensacion de la lluvia tambien, el aire humedo, jiji Los domingos que mas recuerdo, lejos son los que paso con mi familia, si bien aveces se vuelven monotonos, ya que siempre es igual y aveces hasta me aburren, creo que en algun momento los extrañare... como en los dias de lluvia, donde solo nos levantabamos a almorzar, estabamos todo el dia en pijama, como lei por ahi a una cosmo girl, y mi mami tambien se empeñaba en hacer algo rico para la once =) un queque, sopaipillas, etc jiji, que rico!!! y nos acostabamos mas temprano de lo normal, aveces me aburria demasiado los fomingos, pero creo que ahora me producen mucha nostalgia... Ahora los domingos los paso con mi amor, y trato en lo posible de estar con mi familia, pero llego tardisimo!!! mi mami siempre ta ahi perandome, ma ninda ella =) Saludos chic@s

Karentxu

19 de mayo de 2008

Era abril, comienzos de mayo, de hace unos tres años atrás... Fue el primer domingo que pasamos en esa casa, en nuestra casa, aquella que elegimos para asentar nuestra familia y que hoy se va de nuestras manos... Rodeado del valle de Pan de Azúcar, Colina, en los faldeos del cerro de cuarzo más potente que he visto, con el viento frío pero que no enfría que corre con furia, el sonido de los pájaros que anuncian la pronta lluvia y, a lo lejos, las vacas que comienzan a acomodarse bajo techo... Con ese olor a albahaca húmeda y a campo lindo... Y dentro, una casa pelada, llena de cajas, un chiquitito de 2 años corriendo a pies descalzos y un montón de sueños que se vieron truncados... Sin duda, el más lindo de mis domingos...

La_Tangómana

19 de mayo de 2008

Cosmo Girls y Cosmo Man: Toy haciendo mi tesis, pero tengo una patita en el blog de Cosmo, y no me aguantè: aunque muerta de frío, tengo la ventana abierta para que entre todo ese aire q promete solamente para cumplir. =) Del aire post-lluvia? Bueno, para mí, es la purificación máxima, y a mí me da la impresión de que siempre es un nuevo comienzo. Saludos!

Geo

19 de mayo de 2008

Concuerdo con ustedes chicas cuando dicen que esa sensación de prelluvia denotan buenos augurios...! Completamente de acuerdo! Ahora no se si claramente fueron domingos aquellos días de recuerdo con la prelluvia... pero son exquisitos en familia... acurrucados en la cama de mis papás... viendo televisión, todo el día flojiando, si hasta en pijamas andabamos, .. infaltables los calzones rotos o sopaipillas uhmm!!!! rico rico!!que nos preparaba mi mamá....! Así da gusto pasar los fríos días de invierno, no? Los extraño besotes Cosmo Chicas =)

Ale

19 de mayo de 2008

Hace poco, cuando mi papá estaba vivo, los domingo la casa se llenaba. Llegábamos todos los hermanos y sobrinos desde el almuerzo, hasta el té. A veces partíamos las mujeres a algún lado, los hombres se quedaban viendo fútbol con mi papá. No hacíamos nada particularmente entretenido, pero era esa sensación de que aún éramos familia lo que lo hacía exquisito. Seguimos siendo una familia aclanada y nos juntamos, pero quizás porque los niños crecieron y el resto estamos más viejos, que ya no pasa tan seguido.

SgordilloE

19 de mayo de 2008

Vivirse la "nostalgia" de cualquier temporal es genial. La mezcla de gris del cielo, viento desordenando copas y barriendo hojas y lluvia es lejos lo más evocador que conozco. De lo bueno y lo malo. Recuerdo los domingos de bandeja en la cama con ensaladas varias y no levantarse. De leerse cosas el uno al otro, de amarse sin tiempos y de dedicarse el día. El baño de tina largo juntos, ayudar con la pintura francesa de las uñas de los pies y reirse por un pincelazo exagerado que llega al tobillo. Recorrer de la mano el parque de la aviación en providencia, y volver por las intrincadas calles que rodean a manuel montt, ir por las empanadas de camarón a la esquina y volver a mirar la ventana, hasta que una gota de lluvia ocupe el mismo lugar de otra y verlas recorrer el vidrio juntas. Ufff... tengo unas ganas locas de amar... Un abrazo.

Andrée Burgat

19 de mayo de 2008

Pucha qué notable esto de recordar!!! Supongo que cuando tengamos 60 años recordaremos lo que hoy vivimos, así es que a vivirlo a full no más!!! Qué notable eso de los abuelos y de la sensación pre lluvia y buenos augurios!! Toda la razón!!! Es eso!! Buenos augurios!! Eso sentí! Gracias por ayudarme a descubrirlo!! Hoy, de hecho, esos augurios fueron una maravillosa realidad. besos ladies!

Fragolina

19 de mayo de 2008

Un domingo especial.... mmmm, no recuerdo exactamente solo uno, lo que si recuerdo es que cuando era niña, mis papas nos dejaban en la casa de mi abuela, para asi ellos tuvieran un finde romantico... jajajajajaja, era divertido ir a su casa, porque nos cocinaba lo que nosotros queriamos y mi tata se preocupaba de mantenernos ocupados... jugabamos cartas sin levantarnos en todo el dia y el nos hacia trucos de magia, que nos dejaban asombrados durante dias... era genial... hoy en dia veo a mis abuelos como 4 veces al año, porque viven en rancagua y estoy estudiando en santiago, se que no es una excusa, pero entre mas grande mas me he alejado de ellos :s... siendo que deberia ser al reves un beso

La_Tangómana

19 de mayo de 2008

Querida Andrée: Esa sensación pre-lluvia, de verdad que es de las mejores cosas que hay (aún) sobre la faz de la tierra. Es una promesa de buenos augurios, que - como ninguna otra - sabes que se va a cumplir. ¿Domingo especial? Hum... podían ser varios, pero el que recuerdo con cariño fue el primer domingo de septiembre del año pasado. Nublado, frío, pero con la mejor compañía: mi amado y unas frazadas. Fue muy lindo... porque al domingo siguiente él partía al otro hemisferio por 10 meses. ¿qué será que tienen las cosas simples que - al menos a mí - me quitan el sueño? Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último